Pieles

  • 50×40 cm
  • Acrílico sobre papel

“La piel de otro, la última frontera. Espejo de sensaciones, el roce en el que se borra el recuerdo del roce rugoso de las creencias que una vez me ataron. Quererme a través de un cuerpo que no es mío, que no es de nadie, que es libre como yo. El deseo reflejado, la pasión incendiada, dejo de saber dónde acaba uno y dónde empieza el otro.”

1 2 3 detalle